Uñas.info

Uñas Infectadas

Las uñas infectadas son un problema que puede afectar a cualquier persona sin importar edad o sexo. Puede ser causada por diversos factores tales como una uña encarnada causada por un mal corte, la mala circulación, poca higiene, etc. La causa más común son los hongos los cuales producen una afección conocida como onicomicosis. Esta puede afectar la queratina y, por consiguiente, quitarle la protección a la uña. Se manifiesta por el decoloración y el engrosamiento de la uña. Afecta más las uñas de los pies que las de las manos.

Como combatir las Uñas Infectadas

Síntomas de las Uñas Infectadas

El síntoma más común de las uñas con infección es la apariencia de la uña. Esta suele tornarse de un color blanco, negro, amarillo o hasta verde, lo que le da un aspecto antiestético. Puede llegar a causar dolor y, si no se trata a tiempo, puede causar la pérdida de la uña.

Causas de las Uñas Infectadas

La principal causa de estas uñas son los hongos dermatofitos, que también son los causantes del pie de atleta, un mal que afecta los dedos de los pies y también puede extenderse a las uñas. También puede ser causada por otros hongos como la candida albicans. La proliferación de estos hongos en las uñas puede asociarse a diversos factores tales como:

  • Usar zapatos muy cerrados que no permitan respirar a los pies.
  • Un ambiente caluroso y húmedo.
  • Lesiones en la uña o en la piel de los dedos.
  • Enfermedades como la diabetes o la psoriasis.

Tratamiento para las Uñas Infectadas

El tratamiento de las uñas con infección no es complicado pero sí requiere de una visita al médico de confianza. Es posible que este recomiende realizar una biopsia de la uña para descartar otras afecciones. Si el caso es una infección por un hongo, lo más indicado es un antimicótico que puede ser en crema, loción, pastillas o lacas para pintar las uñas, aunque esta opción no es tan eficaz. El tratamiento es sintomático, es decir, hay que tratar la uña y la inflamación del dedo. Para ello es recomendable remojar el pie en agua tibia –no caliente- con jabón por 10 a 20 minutos, tres veces al día durante dos semanas,

Si la causa es una uña encarnada, lo primero que hay que hacer es desenterrarla. Para ello hay que cortar el trozo encarnado de la uña con un cortador y la ayuda de alguien que tenga precisión, preferiblemente, un podólogo. Pero si la afección es muy grave, lo más recomendable es cortar toda la uña y atacar el hongo de raíz con medicamentos como la terbinafina o el itraconazol, aunque tiene algunos efectos secundarios. Otra opción es el tratamiento con láser. Sin embargo este método aún está en prueba. Es posible que la infección reaparezca, por eso es muy importante seguir muy bien las indicaciones del médico y ser constante en el cuidado de las uñas.

Remedios Caseros para las Uñas Infectadas

Para tratar las uñas infectadas no siempre es necesario recurrir a los tratamientos químicos. La naturaleza nos brinda productos que pueden ser igual de eficaces y que se pueden encontrar en casa. A continuación 7 recetas sencillas y accequibles para combatir este mal que afecta a todos.

  • VINAGRE DE MANZANA

Remojar una bola de algodón en dos cucharadas de vinagre de manzana y frota sobre la uña. Repetir la operación dos veces al día. El vinagre de manzana tiene propiedades antibióticas y es perfecto para atacar los hongos.

  • VICKS VAPORUB

También tiene componentes que ayudan a atacar el hongo. Solo hay que aplicar un poco sobre la uña afectada, cubrir la uña con una venda y dejar actuar toda la noche. Realizar este proceso durante 48 semanas.

  • AJO

El ajo es el antibiótico natural por excelencia. Machacar un diente de ajo y aplicarlo sobre la uña afectada. Cubrir con una gasa y dejar actuar toda la noche.

  • SALES DE BAÑO

Una inmersión en agua caliente con sales de baño ayuda a aflojar la uña, lo que facilita su extracción. Calentar el agua en un balde, añadir la sal y remojar los pies durante 15 o 20 minutos. Para terminar, secar los pies y levantar suavemente la uña con una lima de metal.

  • CEBOLLA

Al igual que el ajo, la cebolla tiene propiedades antibióticas y anti-inflamatorias. Basta con extraer el jugo de media cebolla y aplicarlo con un algodón.

  • LIMÓN

El limón también es un aliado para matar los agentes infecciosos. Con un algodón, frotar el jugo de ½ limón en la uña afectada.

  • ACEITE DE ÁRBOL DE TÉ

Aplicar una solución de aceite de árbol de té con un hisopo sobre el área afectada dos veces al día durante 6 meses. El aceite de árbol de té también es antibiótico. Es recomendable que sea una solución al 100 % ya que las concentraciones más bajas son menos eficaces.

Prevención de las Uñas Infectadas

Para prevenir las uñas con infección, lo principal es la higiene y procurar que la uña respire. Para ello hay que usar el calzado adecuado.

  • Las piscinas son un foco de infección fúngica, por lo cual se sugiere lavar muy bien los pies con agua y un jabón antibacterial después de nadar en una piscina.
  • Usar calzado abierto como sandalias en lugares húmedos como piscinas o parques.
  • Cortar regularmente las uñas para evitar que estas se encarnen en la piel.
  • Mantener los pies secos. La humedad es aliada de los hongos y ayuda a que estos crezcan.
  • Usar medias hechas en telas absorbentes y frescas como el nailon y el polipropileno. Estos evitan que los pies suden y los mantienen secos y frescos.
  • No utilizar el mismo calzado que se usó durante la infección. Lo mejor es desecharlos una vez la infección haya desaparecido.
  • Realizar la pedicura en un salón de belleza de confianza y evitar compartir objetos como cortaúñas.
  • Usar productos antimicóticos para mantener los pies inmunizados.
  • Evitar a toda costa los esmaltes de uñas. Esto puede facilitar el crecimiento del hongo ya que atrapa la humedad.

Video sobre Uñas INFECTADAS:

Además de Uñas Infectadas te puede interesar:

Uñas Infectadas
5 (100%) 1 vote